lunes, 17 de octubre de 2011

Resumen: Cien años de Soledad

Ficha Técnica  

Titulo: Cien años de soledad 
Autor: Gabriel García Márquez 
Número de páginas: 442 
Argumento 

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo". 

Cien años de soledad refleja la vida de siete generaciones de la familia Buendía durante cien años a partir de la primera pareja, construida por Úrsula Iguarán y José Arcadio Buendía, que, por ser primos entre sí, viven obsesionados por la maldición de del nacimiento de un hijo con cola de cerdo. La narración gira en torno a la historia de la familia unida a la del pueblo, hasta tal punto que una y otra surgen y desaparecen al mismo tiempo. 

Personajes 

Primera generación José Arcadio Buendía, Úrsula Iguarán
Segunda generación José Arcadio, Coronel Aureliano Buendía, Amaranta, Rebeca
Tercera generación Arcadio, Aureliano José, Santa Sofía de la Piedad, 17 Aurelianos
Cuarta generación Remedios la bella, José Arcadio Segundo, Aureliano Segundo, Fernanda del Carpio
Quinta generación Renata Remedios (Meme), José Arcadio, Amaranta Úrsula,
Sexta generación Aureliano Babilonia
Séptima generación Aureliano (el nombre que elige su madre es Rodrigo, pero no llega a usar ninguno de los dos)

Primera generación

José Arcadio Buendía

Patriarca de la familia Buendía y fundador de Macondo. A sus 19 años se casa con su prima Úrsula Iguarán. Es una persona de carácter fuerte, de voluntad inamovible, de gran fortaleza física, con ilusiones extravagantes, gran interés por la ciencia, la mecánica y la alquimia, muy idealista y aventurero. Abandona con su familia el antiguo pueblo en que habitaban a consecuencia del hostigamiento del fantasma de Prudencio Aguilar, a quien José Arcadio asesina después de que éste lo ofendiera al gritarle en una gallera que ojalá su gallo le hiciera "el favor" a su mujer, ya que la gente sospechaba que José Arcadio y Úrsula no habían mantenido relaciones luego del matrimonio por una falta de virilidad o impotencia de José Arcadio Buendía. Él enloquece, así que lo atan a un árbol. Muere en su habitación, y durante toda la noche de ese día llueven flores amarillas y minúsculas.

Úrsula Iguarán

Prima y esposa de José Arcadio Buendía. Además de ser el motor espiritual de la familia, es su cabeza económica. Se caracteriza por ser una mujer emprendedora y trabajadora que con su esfuerzo y prósperas empresas empuja hacia adelante a toda la familia Buendía. Posee un comportamiento fuerte y busca el bienestar de todos; pero sufre constantemente al ser la "voz de la razón de una familia de locos", como ella lo afirma. En sus últimos años, durante el diluvio, poco a poco sucumbe a la demencia senil y pierde completamente la vista; sin embargo, siempre mantiene su espíritu que la caracteriza. Vive aproximadamente 120 años. Durante su entierro, un calor sofocante invade Macondo.

Segunda generación

José Arcadio

Es el primer hijo de Úrsula Iguarán y José Arcadio Buendía, tiene una gran fuerza de voluntad heredada de su padre y una forma de ser impulsiva. Tiene una relación con una amiga de la familia mucho mayor que él, Pilar Ternera, pero la abandona después de dejarla embarazada. Deja su familia por el amor que siente por una chica gitana, pero regresa sorprendentemente muchos años después como un hombre mujeriego, corpulento, hablando en lenguaje de marineros, con niños-en-cruz y tatuado, afirmando en su jerga que ha navegado por los mares del mundo y ha dado la vuelta al planeta 65 veces. Se casa con Rebeca y, a causa del escándalo, terminan por vivir alejados de la familia. Después empieza a trabajar las tierras adyacentes a su casa y luego a usurpar las mejores tierras de sus vecinos en Macondo, el robo es legalizado por su hijo Arcadio, al crear una oficina de registros mientras tuvo el cargo de jefe civil y militar, pero las tierras son devueltas muchos años después por su hermano Aureliano a sus propietarios originales. Por razones no claras, José Arcadio es asesinado después de regresar de cacería; la sangre de su cuerpo recorre en un hilo todo el pueblo hasta llegar a la casa de la familia donde se encontraba su madre Úrsula, quien recorre el camino en sentido contrario, hasta dar con el cuerpo de su hijo. El olor a pólvora de su cuerpo permanece años en Macondo, incluso después de ser enterrado, hasta que los ingenieros de la industria bananera tapan su tumba con un caparazón de hormigón.

Coronel Aureliano Buendía

Es el segundo hijo de la familia y la primera persona que nace en Macondo. Tiene la mentalidad y naturaleza filosófica de su padre, puede pronosticar acontecimientos, posee una extraña manera de ser solitario y retraído, aunque de un carácter implacable. En su niñez tenía el poder de mover objetos y suscitar situaciones similares a fenómenos paranormales. Aprende metalurgia y platería, y se dedica a fabricar pescaditos de oro. Tiene un hijo con Pilar Ternera, a quien llamarán Aureliano José. Se casa con Remedios Moscote, una niña de apenas 9 años de edad, de quien enviuda poco después de casado. Viendo la trampa de su suegro Apolinar Moscote durante las elecciones, se une al partido liberal cuando comienza la guerra civil, como coronel al mando de las fuerzas revolucionarias, en una mezcla de pasión por las armas y las ciencias. Pelea contra el gobierno conservador en 32 guerras civiles (todas las cuales pierde), y lleva su lucha hasta Centroamérica, desde donde impulsaba un proyecto para derrocar todos los gobiernos conservadores del continente. En distintas ocasiones evitó la muerte y el fusilamiento (momento al cual se hace alusión en muchos momentos de la obra, como en el principio). Incluso sobrevivió a un suicidio, al dispararse en un punto de su pecho pintado por un médico que adivinó sus intenciones ante su petición, punto en el cual no salía afectado ningún órgano vital. El médico consideró esta acción "su obra maestra". El coronel tuvo 17 hijos con 17 mujeres distintas durante la guerra. Luego de padecer el dolor y las penurias emocionales que le trae la guerra, pierde todo interés en la batalla, firma un tratado de paz (el tratado de Neerlandia) y regresa a casa. Durante su vejez, pierde toda capacidad de emoción y de memoria, dedicando todos los días a su vieja labor de elaborar pescadillos de oro en su antiguo taller de platería; revela así su dolor más grande, la incapacidad de amar. Muere de viejo un día sin alguna explicación. Fue el único a quien Fernanda no hizo blanco de sus berrinches. Es el más profundo ejemplo de soledad en la obra.
De acuerdo con lo afirmado por García Márquez en el libro El olor de la guayaba, el coronel Aureliano Buendía es una alusión al general Rafael Uribe Uribe, tanto por el físico del coronel, que corresponde completamente al del general (contextura delgada y ósea, bigote afilado, mirada penetrante), como por ser ambos liberales y por el hecho de que todas las guerras civiles que iniciaron las perdieron (15 el general y 32 el coronel). Tanto el coronel Aureliano Buendía como el general Rafael Uribe Uribe se unieron al federalismo triunfante en Centroamérica en busca de adeptos para desarrollar un plan continental de derrocamiento de regímenes conservadores. Ambos, además, renunciaron a la guerra como medio para resolver los conflictos políticos y sociales del país. A diferencia del coronel, Uribe Uribe murió asesinado.

Amaranta

La hija menor de José Arcadio Buendía, Amaranta creció en compañía de Rebeca; no obstante, sus sentimientos por su hermana adoptiva cambian ante la aparición de Pietro Crespi, ya que ambas se intereson en él durante su adolescencia y nace una rivalidad entre ellas. Cuando Rebeca se casa con José Arcadio, Amaranta rechaza cualquier hombre que la busque, incluyendo a Pietro Crespi, quien la corteja después de que Rebeca lo deja, pero lo rechaza de tal modo que hace que éste se suicide por ella. Tiene un breve romance con su sobrino Aureliano José, a quien ella crio luego de que su padre se fuese a la guerra, y en un intento final por dejar su soledad, toca al nieto de su sobrino José Arcadio (hijo de Fernanda y Aureliano Segundo) de forma inapropiada cuando tiene tres años de edad. Muere soltera y virgen después de haber tejido y desecho durante poco más de 4 años su propia mortaja. Es un ejemplo de una mujer que rechaza el amor porque tiene miedo de enfrentarse a su propio corazón.

Rebeca

Rebeca es una niña huérfana que llega a Macondo desde Manaure en compañía de unos traficantes de pieles, cuando tenía unos diez años, junto con una carta, tras perder a sus padres, de quienes conserva sus huesos en un talego. La carta explica que era hija de unos primos de Úrsula en segundo grado que ni esta ni su esposo recuerdan. Cuando llega, tiene el hábito de comer tierra y cal de las paredes. Lo hace a escondidas, de donde se deduce que sus padres o los que la criaron la han reprendido por ello. También tiene la costumbre de chuparse el dedo. A ambos hábitos retorna cada vez que sufre una crisis emocional. Al regreso de José Arcadio, cuya hombría le causa una tremenda conmoción, rechaza a su prometido Pietro Crespi (quien delante de José Arcadio le parece un "currutaco de alfeñique"), por quien se había trenzado en un duelo a muerte con su prima Amaranta. Luego de casarse con José Arcadio, ambos son desterrados por Úrsula por la "inconcebible falta de respeto" que habían cometido. Después del asesinato de su esposo (no se revela al culpable en ningún momento e incluso se insinúa la posibilidad de que la misma Rebeca sea la asesina), Rebeca se encierra y vive en soledad y amargura con su sirvienta, Argénida, por el resto de su vida. Solo se vuelve a saber de ella cuando su sobrino Aureliano Triste la encuentra al entrar a su casa; y cuando muere, muchos años después, decrépita por la tiña y chupándose el pulgar.

Tercera generación

Arcadio

Hijo de Pilar Ternera y José Arcadio hijo; sin embargo, él siempre pensó que sus padres eran José Arcadio Buendía y Úrsula. Al nacer, Úrsula no quería aceptarlo, pero José Arcadio Buendía lo acogió como un Buendía, le dio el apellido y lo llevó a vivir en la casa. Úrsula accedió con la condición de que no se le revelase la verdad. Es un impulsivo profesor de escuela, pero asume el liderazgo de Macondo cuando el coronel Aureliano Buendía se marcha y le encomienda esta misión y se convierte en un dictador tiránico utilizando a sus alumnos como armada personal. Es fusilado por el capitán Roque Carnicero cuando el régimen conservador asume el poder de Macondo.

Aureliano José

Hijo de Pilar Ternera y el coronel Aureliano Buendía. Acompaña a su padre en algunas guerras, pero regresa al pueblo debido a que está enamorado de su tía Amaranta, quien lo crio desde que era bebé. Él sí supo quién era su madre, la conoció y hasta vivió con ella un tiempo. Aureliano José muere al recibir un disparo de un capitán conservador de la guardia durante la guerra, Aquiles Ricardo, al huir de una brigada policial.

17 Aurelianos

Durante sus 32 guerras civiles, el coronel Aureliano Buendía tiene 17 hijos con 17 mujeres diferentes, con cada una de las cuales él está sólo por una noche. Esto se explica ya que tradicionalmente las mujeres jóvenes son enviadas a acostarse con los soldados para tener hijos fuertes que mejoren la raza, y la casa de los Buendía es visitada por 17 madres diferentes solicitando a Úrsula bautizar a sus hijos. Úrsula los bautiza a todos ellos con el nombre de Aureliano y el apellido de sus respectivas madres.
Más tarde todos los hijos regresan a la casa de los Buendía dos veces, en la primera Aureliano Triste se queda en Macondo y en la segunda lo hace Aureliano Centeno. En una tercera ocasión llegan a Macondo Aureliano Serrador y Aureliano Arcaya; finalmente son asesinados por el gobierno o por los "gringos", supuestamente debido a una amenaza del coronel. Son identificados por haber sido señalados con la cruz de miércoles de ceniza en sus frentes, que nunca pudieron borrarse. Aureliano Amador sobrevive tras esconderse en la selva de la sierra, aunque será asesinado muchos años más tarde, cuando regresa a la casa, encontrándose con Aureliano Babilonia y José Arcadio, que no lo conocen y lo echan, y es disparado por una patrulla oculta.

Cuarta generación

Remedios, la bella

Remedios es hija de Arcadio y Sofía de la Piedad, y heredó la belleza de su madre. Es la mujer más hermosa del mundo, pero cuatro hombres mueren trágicamente al tratar de poseerla; ella se mantiene inocente a través de su vida. Era la única persona que el coronel Aureliano Buendía consideraba lúcida en esa casa a pesar de que había de cuidarla para que no dibujara animalitos en las paredes con una varita embadurnada de sus heces. Su olor (un olor inconfundible, desesperante) y presencia trastornaban a los hombres (ajenos a su familia) de Macondo y la plantación bananera. Se dice que tenía poderes de muerte ya que todos los hombres que la pretendían terminaban muriendo. Una mañana, Remedios asciende en cuerpo y alma al cielo ante la mirada de Fernanda quien se muestra disgustada porque se lleva sus sábanas.

José Arcadio Segundo

José Arcadio Segundo es el hermano gemelo de Aureliano Segundo, hijo de Arcadio y Santa Sofía de la Piedad. Úrsula cree que ambos fueron intercambiados en su infancia, ya que José Arcadio comienza a mostrar las características de los Aurelianos de la familia, al crecer siendo una persona pensativa y calmada. En su infancia presenció un fusilamiento, y por eso quedó siempre con el terror de que lo enterraran vivo. Después empezó a ayudar en misa al padre Antonio Isabel, quien lo inició en las peleas de gallos. Hizo el primer y único navío que hubo en Macondo, en el cual trajo las matronas francesas. Juega un rol importante en la huelga de los trabajadores de las bananeras y es uno de los dos sobrevivientes de la masacre (el otro era un niño que llevaba en sus brazos durante la proclamación del decreto que permitía la masacre). Después de ello, dedica el resto de sus días al estudio de los manuscritos de Melquíades, y tutor del pequeño Aureliano. Afirma hasta el fin de sus días "Los mataron a todos. Eran más de tres mil, y los tiraron al mar". Muere al mismo tiempo con su hermano gemelo.

Aureliano Segundo

De los dos hermanos, Aureliano Segundo es el más bullicioso e impulsivo, como todos los José Arcadios de la familia. Toma a Petra Cotes como su amante, aún durante su matrimonio con Fernanda del Carpio. Mientras vive con Petra, su ganado se reproduce sin control, y con eso vive en tiempos de abundancia, al punto de tapizar paredes con billetes. Después del diluvio, su fortuna desaparece. Trata durante mucho tiempo de encontrar el tesoro que Úrsula escondió hasta que apareciera su dueño, sin conseguirlo, por lo que dedica sus últimos años de vida a rifar los pocos animales que vivieron después del diluvio, con el objetivo de que su hija Amaranta Úrsula pueda ir a estudiar a Bruselas. Muere al mismo tiempo con su hermano. Durante el funeral se confunden, sus cuerpos son intercambiados, y uno es enterrado en la tumba del otro.

Quinta generación

Renata Remedios (Meme)

Meme es la primera hija de Fernanda y Aureliano Segundo. Es enviada a la escuela para aprender a tocar el clavicordio y se gradúa. Mientras se dedica a este instrumento con una 'disciplina inflexible', también disfruta de las fiestas y las exhibiciones siguiendo los excesos de su padre. Conoce y se enamora de Mauricio Babilonia, un aprendiz de mecánico de los talleres de la compañía bananera siempre rodeado de mariposas amarillas. Sin embargo, cuando Fernanda descubre que han tenido relaciones sexuales, solicita al alcalde una guardia nocturna en la casa, la cual le dispara a Mauricio durante una de sus visitas nocturnas y lo deja inválido, y envía a Meme al convento. Meme permanece muda el resto de su vida, no por el trauma que le causó, sino como signo de rebelión y determinación. Algunos meses más tarde se entera de que está embarazada y tiene un hijo, a quien las religiosas llaman Aureliano en honor a su abuelo. Este hijo será llevado a Macondo. Renata muere anciana en el tenebroso hospital de Cracovia, adonde había sido desterrada por su madre, sin pronunciar nunca ni una sola palabra, pensando siempre en su querido Mauricio.

José Arcadio

José Arcadio, llamado igual a sus predecesores de acuerdo con la tradición familiar, tiene la personalidad de los Arcadios anteriores. Es criado por Úrsula, quien quiere que se convierta en Papa, para lo cual es enviado a Roma, pero se retira del seminario al poco tiempo. A su regreso de Roma tras la muerte de su madre, descubre un tesoro enterrado y comienza a derrocharlo en fiestas suntuosas, en donde tiene aventuras sexuales con niños. Más adelante hay un acercamiento muy lejano de la amistad entre él y Aureliano Babilonia, su sobrino bastardo, a quien planea dejarle montado un negocio con el oro que encontró, del cual pudiera vivir luego de que él se fuera a Nápoles. Esto nunca se da, porque José Arcadio fue ahogado en la alberca por cuatro niños a quienes había azotado previamente y que, luego del asesinato, se llevaron los tres sacos de oro que sólo ellos y José Arcadio sabían dónde estaban escondidos.

Amaranta Úrsula

Amaranta Úrsula es la hija menor de Fernanda y Aureliano Segundo. Tiene las mismas características de Úrsula (la matriarca), quien muere cuando ella es sólo una niña. Nunca se entera de que el niño enviado a la casa de los Buendía es su sobrino, hijo de Meme, con quien tuvo un niño, no como los demás, sino fruto del amor. Luego de pasar su niñez en un convento regresa de Europa con su esposo, Gastón, trayendo una gran jaula con medio centenar de canarios, con los que esperaba repoblar de aves Macondo, que ya no tenía, y con una vitalidad y emprendismo increíbles, pero insuficientes para rescatar la casona Buendía de su indiligencia. Gastón volvió a Bruselas por cuestión de negocios y tomó como si nada la noticia sobre el romance de su esposa con Aureliano Babilonia. Muere desangrada por el parto de su único hijo, Aureliano, que representaba el fin de la estirpe Buendía.

Sexta generación

Aureliano Babilonia

Aureliano es el hijo de Meme y Mauricio Babilonia. Es enviado a la casa y escondido del resto del mundo por su abuela, Fernanda, quien inventa la historia de que fue encontrado flotando en una canastilla y lo esconde en el taller de platería. Su personalidad es similar a la del coronel, es un verdadero Aureliano. Apenas alcanza a conocer a Úrsula, quien muere durante su infancia. Es el hombre más sabio de toda la estirpe, que conoce todo sin tener una razón para ello (como él decía, "todo se sabe"). Entabla una gran amistad con José Arcadio Segundo, quien le relata la verdadera historia de la masacre de las bananeras. Mientras que otros miembros de la familia se marchan y regresan (primero muere Úrsula, luego los gemelos, luego se va Santa Sofía de la Piedad, luego muere Fernanda, vuelve José Arcadio, lo asesinan, y finalmente vuelve Amaranta Úrsula), Aureliano permanece en la casa. Sólo se aventura en el pueblo vacío después de la muerte de Fernanda. Pasó toda su infancia y adolescencia encerrado leyendo los escritos de Melquíades y tratando de descifrar sus pergaminos. Muchas veces se le aparece Melquíades (de quien tenía recuerdos previos al momento de su nacimiento), el cual le da las pistas para poder descifrar los pergaminos. En la librería del sabio catalán conoce a sus cuatro amigos Álvaro, Alfonso, Gabriel y Germán. Comienza a visitar burdeles. Se enamora de Amaranta Úrsula, con la cual comienza a mantener una relación clandestina pero cuando se va Gastón pueden amarse en libertad. Es el gran ejemplo de amor en la obra. Durante mucho tiempo sospechan que son hermanos. Tienen un hijo, a quien llaman Aureliano (a pesar de que Amaranta Úrsula quería que fuera Rodrigo), que nace con cola de cerdo. Amaranta Úrsula muere, y Aureliano sale al pueblo, presa del dolor que le causa la muerte de su amada. Es en ese momento cuando grita a los cuatro vientos "los amigos son unos hijos de puta", una frase que demuestra la gran reflexión de la soledad en su corazón. Cuando vuelve ve que su hijo Aureliano está siendo devorado por todas las hormigas del mundo y entonces recuerda el epígrafe de los manuscritos de Melquíades "El primero de la familia está atado a un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas", y se da cuenta que en esos pergaminos está escrito todo el destino de la familia Buendía. Sin ninguna dificultad descifra los pergaminos en voz alta (y se da cuenta que Amaranta Úrsula era su tía), mientras Macondo comienza a ser destruida por el viento, porque estaba escrito que la ciudad de los espejos (o espejismos) desaparecería de la faz de la tierra y borrada de la memoria de los hombres en el momento que Aureliano Babilonia descifrara la última página de los pergaminos,"pues las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra".

Séptima generación

Aureliano

Hijo de Aureliano Babilonia y su tía, Amaranta Úrsula, nació con cola de cerdo, tal y como Úrsula pronosticó que ocurriría, y representa el final de la familia Buendía. A pesar de que su madre quería que se llamara Rodrigo, su padre decide que se llame Aureliano, de acuerdo con la tradición familiar de los Buendía. Como la familia estaba condenada a cien años de soledad, no podría sobrevivir, por lo que muere devorado por las hormigas coloradas que habían invadido la casa durante el diluvio, tal como lo predecía el epígrafe de los pergaminos de Melquíades: "El primero de la estirpe está amarrado a un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas".

Personajes externos a la familia

Remedios Moscote

Remedios es la hija menor del corregidor del gobierno conservador en Macondo, don Apolinar Moscote. Es una preciosa niña de ojos verdes y piel de lirio de apenas 9 años. El futuro coronel Aureliano Buendía se enamora de ella, a pesar de su niñez, por lo que la boda se debe posponer hasta cuando ella alcanza la pubertad. Se gana el cariño de la familia Buendía debido a sus perseverantes y dóciles maneras, por lo que su nombre es utilizado en las próximas generaciones. Muere muy joven con dos gemelos en el vientre. Su muerte hace sentir culpable a Amaranta, ya que ésta ruega para que suceda algo que impida el matrimonio entre Rebeca y Pietro Crespi. Úrsula ordena un luto severo de puertas cerradas y sin hablar en voz alta durante un año y ubicó un daguerrotipo de Remedios que habría de estar alumbrado para siempre.

Fernanda del Carpio

Fernanda es la cachaca de la historia. De carácter oscuro, triste, afectado y caprichoso, con ínfulas de grandeza y de pertenecer a la realeza. Es muy religiosa, rayana en el fanatismo, hizo del simple acto de comer en la cocina una "misa mayor" en el comedor principal. Conserva el hablar "viciado" y "anacrónico" de los habitantes de las zonas montañosas del interior de Colombia. Nació muy lejos de Macondo (ubicado en el norte del país, en la Costa Caribe), en el páramo (en el interior de Colombia, en la región andina), hija de una familia noble pero empobrecida. Su infancia y su adolescencia las dedicó a estudiar en un convento, donde fue preparada para ser reina. Cuando terminó sus estudios, su madre ya había muerto y en adelante siguió viviendo silenciosamente con su padre, Fernando del Carpio, hasta que Aureliano Segundo llegó a buscarla para casarse con ella luego de que ella y su caravana irrumpieran en los carnavales de Macondo, donde la reina era Remedios, la bella, y la caravana llegó anunciando a Fernanda del Carpio como la mujer más bella en todo el mundo. Se casa con Aureliano Segundo a pesar de que éste sigue viviendo con su concubina. Su llegada a la casa de los Buendía marca el principio de la decadencia de Macondo. Su carácter es además dominante, neurótico y perfeccionista, con el que logró imponer su voluntad en la casa de los Buendía, (aunque nunca se metió con el coronel Aureliano Buendía por temor). Hace todo lo posible para ocultar al mundo sus defectos, porque no soporta ser imperfecta. Al descubrir los amores de su hija Meme con Mauricio Babilonia, hace que este sea baleado por la autoridad, a raíz de lo cual queda inválido y tenido para siempre por ladrón de gallinas. Demostrando su lado desalmado, destierra a su hija primero a un convento del interior del país y, luego de dar a luz, le quita al niño y la destierra a Cracovia, donde muere en completa soledad y sin haber vuelto a pronunciar palabra alguna en la vida. En sus últimos días vive sola en la casa con Aureliano Babilonia, su nieto a quien nunca quiso ni reconoció. Muere cuatro meses antes de que su hijo José Arcadio volviera de Roma.

Prudencio Aguilar

Es un hombre que habitaba en el antiguo pueblo de José Arcadio Buendia (fundador de Macondo). Surgió un pleito entre los dos durante un evento de pelea de gallos a causa de que Úrsula tenía miedo de embarazarse de José Arcadio Buendía puesto que, pensaba que iban a nacer hijos con colas de cerdo. José Arcadio Buendia termina matándolo con una lanza en su garganta. Pero su fantasma termina por desplazar a José Arcadio Buendia y a Úrsula de su hogar lo que los llevaría a fundar Macondo; pero el fantasma de Prudencio Aguilar los seguiría y aparecería con frecuencia hablando con su amigo del mundo de los vivos, José Arcadio Buendía. Desde que José Arcadio Buendía se vuelve loco, Prudencio Aguilar es la única persona con quien tiene contacto. Lo visita en el castaño y comparte con el todas sus emociones.

Melquíades

Melquíades es uno de los gitanos que visita Macondo cada año en el mes de marzo, trayendo elementos de diversos lugares del mundo y vende a muchos nuevos inventos, incluyendo dos imanes (José Arcadio piensa hacerse millonario creyendo que atraerían el oro), una lupa gigantesca (José Arcadio Buendía piensa usarla como un arma de guerra iniciando así la era de las guerras solares) y un laboratorio de alquimia entablando una gran amistad con él. Más tarde, los gitanos reportan que Melquíades muere en Singapur tras una epidemia, pero repentinamente regresa a vivir con la familia Buendía (porque según él "no soportaba la soledad de la muerte"), esto lo llevaría a volver de la muerte. Escribe unos pergaminos en los que predice la historia de la familia Buendía, los cuales son traducidos por Aureliano Babilonia mucho tiempo después. También es quien rescata al pueblo de la enfermedad del insomnio con una especie de líquido, contagiada en Macondo por Rebeca. Este personaje está claramente inspirado en el personaje de Septimus Warren Smith de la novela de Virginia Woolf; "La Señora Dalloway".

Pilar Ternera

Pilar es una alegre, sabia y decidida mujer que habita en Macondo, llega junto con sus padres en la expedición que funda el pueblo, y se transfoma en la concubina de los hermanos José Arcadio y Aureliano, a cada uno de los cuales les da un hijo, Arcadio y Aureliano José (quien terminó entregando la casa de los Buendía), respectivamente. Pilar lee y predice el futuro en las cartas, y luego es la regenta de un prostíbulo. Llega a vivir más de 140 años y la entierran en un gran hueco sentada en su mecedora. Amante y la mejor consejera de los Buendia.

Santa Sofía de la Piedad

Santa Sofía es la mujer de Arcadio (no su esposa, ya que nunca se casaron). Hija de un tendero, se vuelve la amante de Arcadio a petición de Pilar Ternera, luego de que Arcadio empieza a perseguirla sin saber su vínculo de sangre. Madre de Remedios, la bella (nombre puesto en contra de la última voluntad expresada por Arcadio, sin embargo coincidiendo con el último pensamiento de éste) y los gemelos José Arcadio Segundo y Aureliano Segundo. Desempeña un papel secundario en la novela, realizando los oficios domésticos durante el tiempo en el cual Úrsula está enferma. Tiene la facultad de "no existir sino en el momento preciso", y en su juventud era muy hermosa y de ella hereda su belleza Remedios. Se marcha durante los últimos años de la existencia de Macondo, al no poder combatir el inminente desastre natural que estaba consumiendo la casa de los Buendía.

Nicanor Ulloa y Rebeca Montiel

Padres biológicos de Rebeca Buendía, sus restos se encontraban en un talego de lona que traía Rebeca cuando llegó a Macondo, son enterrados junto a la tumba de Melquíades.

Pietro Crespi

Pietro es un músico italiano quien llega a instalar la pianola en la casa de los Buendía y establece una escuela musical. Se compromete con Rebeca, pero Amaranta, quien también está enamorada de él, hace que la boda se aplace por años. Cuando Rebeca se queda con José Arcadio, Pietro corteja a Amaranta, quien lo rechaza. Desanimado por la pérdida de ambas hermanas, se suicida cortándose las venas.

Gerineldo Márquez

El mejor amigo del Coronel Aureliano Buendía, y su mano derecha en la guerra. Estuvo enamorado toda su vida de Amaranta, y pese a que mantuvo una especie de noviazgo con ella, ésta lo rechazó. Murió de viejo durante el diluvio pensando en Amaranta y esperando la pensión vitalicia que nunca llegó.

Petra Cotes

Petra es una decidida y generosa mulata, amante primero de José Arcadio Segundo y luego de Aureliano Segundo. Continúan viéndose, incluso después del matrimonio de Aureliano Segundo, quien finalmente se va a vivir con ella. Esto amarga a su esposa, Fernanda del Carpio, por el resto de su vida. Cuando Aureliano y Petra hacen el amor, sus animales mejoran su fecundidad y se reproducen a una tasa asombrosa, pero sus animales se mueren durante el diluvio que dura casi cinco años. Petra hace dinero con la venta de boletas para rifas, y provee canastas de alimentos para Fernanda y su familia después de la muerte de Aureliano Segundo. Aureliano Segundo y ella consideraban a Fernanda "la hija que nunca tuvieron".

Mr. Herbert y Mr. Brown

Mr. Herbert es un gringo que llegó un día a la casa de los Buendía para almorzar. Después de comer bananos (guineo o plátano) por primera vez, gestiona el establecimiento de una compañía para la explotación de la plantación bananera en Macondo. La compañía del plátano es traída por Mr. Brown, su presidente. Meme le ofrece su amistad a Patricia, su hija. Cuándo José Arcadio Segundo colabora en la huelga de los trabajadores de la compañía, les tienden una trampa a los huelguistas y disparan contra ellos en la estación del pueblo, amontonando los cadáveres secretamente en un tren y arrojándolos al mar. José Arcadio segundo, y el niño de siete años que cargó en sus hombros mientras se leía el decreto que permitía la ejecución y Aureliano Babilonia de quien era José Arcadio Segundo tío abuelo, fueron los únicos que sabían que a los huelguistas los habían fusilado en arreglo por la compañía bananera. Mr. Brown condena el diluvio que duró 4 años trayendo consigo la decadencia de Macondo.

Mauricio Babilonia

Mauricio es un audaz y brutalmente honesto aprendiz de mecánica de los talleres de la compañía bananera. Aparentemente desciende de los gitanos, y tiene la característica excepcional de ser constantemente seguido por enjambres de mariposas amarillas. Mauricio comienza una relación apasionada con Meme, hasta que Fernanda los descubre y trata de finalizarla. Mauricio continúa ingresando furtivamente a la casa para visitarla, hasta que la guardia del alcalde solicitada por Fernanda le dispara confundiéndolo con un ladrón de gallinas (aunque esto era en realidad lo que Fernanda quería) y pasa el resto de su vida inválido. Meme queda embarazada de Mauricio Babilonia y el hijo, Aureliano Babilonia va ser criado en la casa de los Buendía.

Gastón

Gastón es el esposo belga de Amaranta Úrsula. Se casan en Europa y regresan a Macondo. Gastón es unos quince años mayor que Amaranta Úrsula. Es un aviador y aventurero. Cuándo él se da cuenta de que su esposa piensa quedarse en Macondo, arregla que le envíen un avión para realizar un servicio de correo aéreo, pero el avión es enviado por error a Makondos, África. Cuándo él le escribe a Amaranta Úrsula para informarle que volverá a Macondo, Amaranta le responde confesándole su amor con Aureliano Babilonia. Gastón toma la noticia con naturalidad, solicitando el envío de su velocípedo y deseándoles mucha felicidad.

Nigromanta

Era bisnieta del negro antillano más viejo que quedaba vivo en los tiempos en que Aureliano Babilonia comenzó a recorrer el pueblo luego de la muerte de José Arcadio. Este negro era el único que quedaba que recordaba al coronel Aureliano Buendía, por lo que se hicieron amigos. Luego de la muerte del negro, Aureliano siguió teniendo contacto con Nigromanta, una negra grande que preparaba caldos. Mantienen una relación más o menos estable, pero era sólo porque Aureliano no soportaba no poder estar con Amaranta Úrsula. Tiempo después presta el mismo servicio a Gabriel.

El sabio catalán

Era el viejo que atendía la tienda donde Aureliano compró los libros necesarios para descifrar los pergaminos de Melquíades, en el rincón del pueblo frente al cual se descifraban los sueños en los tiempos de la compañía bananera. Su librería estaba compuesta por libros muy antiguos, y prácticamente nadie lo visitaba, a excepción de Aureliano Babilonia y sus cuatro amigos. Su principal actividad en Macondo consistió en escribir tres cajones de libros. Era tan fuerte la nostalgia que volvió a su pueblo natal, pero ahí tuvo la nostalgia de Macondo, y esta nostalgia doble lo confundió tanto que perdió el sentido de la realidad. Por un tiempo mantuvo correspondencia con Aureliano y Gabriel, hasta que un día llegó una carta que Aureliano no quiso leer, en la cual se informaba de su muerte. De este personaje salió la famosa frase: "toda primavera antigua es irrecuperable.."
El sabio catalán es un homenaje al escritor catalán Ramón Vinyes, figura legendaria de la intelectualidad barranquillera, alrededor de quien giraron las actividades intelectuales del Grupo de Barranquilla, junto con el también legendario José Félix Fuenmayor.

Álvaro, Alfonso, Gabriel y Germán

Son los cuatro amigos de Aureliano Babilonia a quienes conoce en la tienda del sabio catalán. Se entretienen haciendo debates sobre literatura y yendo a los burdeles (el de las niñas que se acostaban por hambre o "El niño de oro", de Pilar Ternera). De los 4, el más cercano a Aureliano es Gabriel, ya que es bisnieto de Gerineldo Márquez y por lo mismo es el único que cree fielmente en las historias que cuenta Aureliano de su pariente el coronel Aureliano Buendía y sobre la masacre de la compañía bananera. Cuando el catalán les aconseja irse de Macondo, Álvaro toma un tren sin regreso; Alfonso y Germán desaparecen inexplicablemente; mientras que Gabriel se queda un tiempo más en Macondo, siendo "atendido" por Nigromanta y por Mercedes, su novia que trabajaba en la botica. Finalmente Gabriel gana un pasaje a París en un concurso y Aureliano se queda solo.
Estos personajes son un homenaje de García Márquez a sus amigos del Grupo de Barranquilla: Álvaro Cepeda Samudio, Alfonso Fuenmayor y Germán Vargas. Gabriel es una alusión a sí mismo.

Apolinar Moscote

Llega a Macondo como corregidor del gobierno, pero siempre es tratado como una autoridad decorativa. Tiene 7 hijas, de las cuales una se casa con Aureliano y otra con el hermano menor de Pietro Crespi. Trata de volver conservador a Aureliano, quien, en cambio, se convierte en ferviente liberal.

Otros personajes

  • Mercedes: Mercedes Barcha, esposa de García Márquez. En la novela, la silenciosa boticaria novia de Gabriel, (el padre de Mercedes Barcha era boticario). También se menciona a Rodrigo (uno de los hijos de García Márquez y Mercedes Barcha) como el posible nombre del hijo de Amaranta Úrsula con Aureliano, y a Gonzalo (otro hijo de García Márquez y Mercedes Barcha) y a Rodrigo como los posibles nombres de los hijos de Amararanta Úrsula con Gastón.
  • Rafael Escalona: Reconocido compositor de vallenatos, gran amigo personal de García Márquez. Se le menciona como "el sobrino del obispo", en alusión a que Escalona era sobrino del obispo Rafael Celedón, importante personaje de Santa Marta.
  • Lorenzo Gavilán: personaje de la novela La muerte de Artemio Cruz, de su gran amigo Carlos Fuentes.
  • Rocamadour: Personaje de Rayuela, de Julio Cortázar. Es el bebé de la Maga que fallece antes de culminar "Del lado de allá".
  • Víctor Hugues: Héroe de El Siglo de las Luces, de Alejo Carpentier. Político francés que implantó las ideas de la Revolución Francesa en el Caribe en su calidad de administrador de las colonias francesas en dicha región.
  • José Asunción Silva: aunque indirectamente, JAS está presente cuando el coronel Aureliano Buendía le pide al médico que le pinte en el pecho el lugar exacto del corazón, para después intentar suicidarse dándose un tiro allí. El coronel no logró su cometido, a diferencia de Silva.

Fuente: Wikipedia, Monografia, otros.

1 comentario: